Cd. Juárez, Chihuahua. México .

Enero 08 de 2018    

 
 
 
http://www.chihuahuapost.com
http://www.chihuahuapost.com
http://www.chihuahuapost.com
http://www.chihuahuapost.com/promos/tacos.jpg



Es un verdadero peligro ser mamá adolescente


ESPECIAL

El embarazo de adolescentes es un asunto de mucho cuidado, una amenaza a la vida integral, un peligro que puede evitarse con el empleo de anticonceptivos modernos.

La cuestión crítica tiene que ver con que 36% de las adolescentes que requiere anticonceptivos no utiliza ningún método o emplea uno tradicional, mucho menos eficaz que los modernos.

La Sociedad Americana de Obstetricia y Ginecología dice que los anticonceptivos reversibles de larga duración (LARC) deben ser recomendados como primera elección para mujeres y adolescentes en la prevención del embarazo no planificado.

Descuidos costosos. Las estadísticas indican que 3 de cada 4 embarazos adolescentes en América Latina no son planificados y cerca de la mitad terminan en aborto.

El diablo está en los detalles, dice el dicho y de 27.5 millones de mujeres de 15 a 19 años habitantes de América Latina 34% necesita anticonceptivos, porque son sexualmente activas, pero no quieren ser madres en los próximos 2 años.

De 9.4 millones de adolescentes, 36% (cerca de 3.4 millones) no utiliza anticonceptivos o en una proporción menor usa de los tradicionales.

La tasa de fecundidad adolescente regional es de 73.2 embarazos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años, mientras que el promedio global es 48.9.

Peligros de la realidad. Un dato preocupante es la cantidad de embarazos no planificados producidos antes de que la mujer alcance la mayoría de edad.

En América del Sur, uno de cada 5 nacimientos de madres adolescentes que ocurren cada año son de mujeres que ya han tenido uno o más hijos.

Un segundo embarazo y nacimiento a edades tempranas no sólo supone intervalos entre partos demasiado cortos y no recomendables, sino que también es una evidencia que señala las oportunidades perdidas de intervención exitosa durante la atención del primer embarazo, así como del nacimiento y cuidado de los hijos de madres adolescentes.

En este escenario juega fuerte el valor de la educación, aspecto fundamental en la salud sexual y reproductiva, relacionada con la prevención del embarazo adolescente no planificado.

Una educación escolar integral y de calidad sobre sexualidad transmite conocimientos exactos, promueve actitudes y valores positivos, y desarrolla competencias que permiten tomar decisiones con conocimiento de causa.

Estas surten efectos positivos para la salud sexual y reproductiva, incluyendo una iniciación más tardía de la vida sexual, un menor número de parejas sexuales, y una reducción de los casos de sexo sin protección, los embarazos no planificados, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

<< Regresar

IMPRIMIR